Es increíble no tener un jefe detrás de ti durante 8 ó más horas diarias; tomarte el tiempo que desees para comer, en el momento que tu quieras puede sonar delicioso; ¡Vaya! Ir a la oficina en pijama puede sonar maravilloso pero: la libertad no viene gratis. El auto-emplearse puede ser muy reconfortante, pero también viene acompañado de una buena dosis de responsabilidades por las cuales no se preocupa el creativo empleado y que el diseñador freelance no debe de dejar pasar de largo.

Existen muchos factores a considerar antes de lanzarte al mercado y debido a la cantidad de ellos, he decidido hacer 3 entregas con tips que harán un poco menos dolorosa tu experiencia al iniciarte en este negocio. Incluso si ya llevas tiempo en esto del “auto-empleo gráfico”, no esta por demás que revises este artículo, tal vez haya algo que no haz tomado en cuenta.

La primera primera entrega será relacionada con el dinero. La segunda con tips para como organizarte y mantenerte activo ya que sin la guía de un jefe te puedes perder en tu nueva libertad. La tercera tratará sobre como sobrellevar una de las más difíciles relaciones que vas a tener en tu vida: la relación con tu cliente.

Parte 1

  • Termina con tus deudas: Si estas iniciando una carrera como freelance, desaste de esa tarjeta de crédito que llevas pagando ya por un buen tiempo. Tus ingresos pueden ser erráticos y los bancos y sus intereses  ¡NO ESPERAN!
  • Inversión inicial: Computadora, scanner, impresora, libros, software (si por que el software ¡se paga! por favor no seas un diseñador pirata), mobiliario, acondicionamiento de tu área de trabajo, impresión de tu identidad corporativa (¡Por favor! no vayas a visitar un cliente con tarjetas hechas en tu impresora, no importa lo buena que ella sea ¡Se ve mal P-U-N-T-O!). Armate lo mejor que puedas desde un inicio y aún cuando tienes un ingreso fijo.
  • Capital Inicial: Prepárate para sobrevivir en lo que cae tu primer cheque. Considera que ese primer ingreso puede caer, en el mejor de los casos, dentro de 30 días después de haber conseguido ese bendito primer proyecto. Tener un capital que te ayude a sobrevivir ese tiempo es lo ideal.
  • Vacas gordas y vacas flacas: Como cualquier comerciante habrá momentos en los que tu ingreso puede sobrepasar tus expectativas. Pero prepárate para esos periodos en los que las cosas no resultan como esperabas, recuerda que no cuentas con ingreso fijo. ¡Cuando todo marcha perfecto ahorra y se prudente!
  • Consigue un buen contador: Trata de liberar tu mente de las responsabilidades fiscales en tu país y paga a un profesional que sepa hacerlo. Créeme no es bueno ser un pulpo cuando te dedicas a la creatividad y después de todo, vas a estar muy ocupado cotizando, vendiendo, haciendo investigaciones previas, diseñando, dando seguimiento a proyectos, corrigiendo, haciendo entregas y cobrando. ¡Uffffff!  ¿De la contabilidad y de todas esas obligaciones? que se encargue otro cerebro.
  • Presupuesta: Antes de establecer tus precios, analiza cuales son tus gastos fijos mensuales  y considera también dinero para tu esparcimiento y calidad de vida. Recuerda que estas haciendo esto para vivir, no para sobrevivir. Tener tu mente relajada y haciendo cosas divertidas es muy importante en nuestra área y lamentablemente eso también cuesta dinero.
  • Tus precios: Antes de salir a buscar cualquier nuevo cliente debes tener muy en claro cuáles son tus tarifas. El cliente debe de tomarte enserio así que no cobres muy barato y de igual manera, no cobres muy alto ya que te puedes salir de su presupuesto. Consulta en internet precios en tu país y calcula así una media. Cotiza con los pies en la tierra.
  • Agenda: Libera RAM de tu cerebro y no lo gastes tratando de recordar cuándo tienes que pagar tus servicios o cuándo debes de esperar el pago de un cliente. Por lo menos tienes una computadora, así que agenda en ella toda esta información y si cuentas con un tablet y smartphone, usa herramientas que mantengan toda esta info sincronizada.
  • Cuentas de Banco: Necesitaras una cuenta bancaria en la que tus clientes te depositen y es muy probable que en tu país esa cuenta deba de estar fiscalizada. No esta por demás considerar una segunda cuenta en la que concentres tus ingresos descontando los impuestos y gastos fijos, de esta manera tendrás más claro con cuanto dinero realmente cuentas. Recuerda no debes de disponer de todo el dinero que recibes, parte del el no es tuyo.
  • Gastos de promoción: Tener un website en el cuál promociones tus servicios es básico para crear una imagen sólida ante tus clientes, lo cual implica gastar en un dominio y hosting (créeme tus puntos como profesional decrecen con un correo que diga @gmail.com o @yahoo.com). Con el tiempo podrás considerar invertir en alguna campaña en Google Adwords o Facebook para que fácilmente seas encontrado por posibles clientes. Recuerda que todos estos “gastos” que te ayuden a promocionar tus servicios redituarán con el tiempo.